Blog

Desventajas del Ecommerce

21.enero.20
Ecommerce

Tener una tienda online o un proyecto ecommerce cuenta con muchas ventajas sobre un modelo de negocio tradicional.

 

No obstante pese a las ventajas del ecommerce que nos ofrece a la hora de llevar a cabo nuestro negocio, no podemos obviar las desventajas que supone un ecommerce.

Desventajas del ecommerce

 

1. Carece de una atención personalizada

 

A diferencia de una tienda física, un ecommerce no dispone de un dependiente que le pueda acompañar y aconsejar durante el proceso de compra. 

 

Un ecommerce para suplir la ausencia de la atención personalizada, necesita tener un diseño y una usabilidad que enganche y genere confianza al usuario, que le sea fácil navegar, sea una web transparente y clara y que en ningún momento piense que va a ser engañado.

 

Para tratar de hacer frente a la ausencia de atención personalizada, es recomendable utilizar chatbots o asistentes virtuales que puedan ayudar al usuario a resolver dudas en todo momento.

 

 

2. No puedes probar el producto

 

Una de las grandes desventajas del ecommerce es que el usuario no puede probar el producto hasta que le llega a casa, por lo que el producto puede no cumplir con las expectativas del cliente, sentirse insatisfecho y querer devolver el producto por lo que una deficiente política de devolución puede causar al cliente, más insatisfacción.

 

Esta insatisfacción puede llevarse al caso de que el usuario decida no comprarte más por la mala experiencia de compra y en un peor escenario, comentar su experiencia en redes sociales, provocando un efecto altavoz a los otros usuarios, pudiendo llevar repercutir de esta manera en la marca y las ventas.

 

Para evitar este tipo de situaciones, es recomendable tener una buena política de devolución del producto que no incurra en costes y tener una atención en redes sociales  excelente para calmar los ánimos del cliente enfurecido y ofrecerle una alternativa que le satisfaga.

 

 

3. La compra se produce al momento, pero la entrega no

 

Ligado con los dos puntos anteriores la compra aunque se produce al momento, el cliente ha de esperar unos días para recibirlo en su domicilio.

 

Por lo que no puede disfrutar de su compra hasta un tiempo después. 

Esto puede ser disuasorio para las personas que necesitan con urgencia un producto. 

 

Un tiempo de espera por parte del cliente una vez realizada la compra, por algún factor externo que no puedes controlar como por ejemplo que el proveedor logístico con el que trabajas está teniendo problemas con las entregas puede acabar con clientes algo impacientes debido a la larga espera.

 

 

4. Necesitas una atención en línea 24/7

 

Para vender online necesitas una atención en línea constante, ya sea en la propia web o en redes sociales, cuando un usuario realiza una consulta o duda, esperan tener una respuesta rápida. 

 

Toda respuesta que tarde más de una hora puede llevar a la impaciencia del usuario y que acabe marchándose.

 

No obstante tampoco necesitas ser tan estricto, se puede llegar a considerar aceptable responde como máximo hasta 48 horas después de la consulta, toda respuesta más allá de ese tiempo, incrementará las posibilidades de perder al cliente y que éste se marche a la competencia.

 

 

5. Seguridad de información y los datos bancarios

 

Aunque el temor a comprar por internet cada vez menor, es una realidad de que cuando compramos por internet estamos proporcionando información nuestra que puede ser susceptible de vulneración. 

 

Es por eso que aún puede haber reticencias en algunas personas a la hora de comprar por internet o todavía nos sorprendemos cuando una empresa ha sufrido algún tipo de vulneración de datos a nivel informático.

Descarga nuestro ebook para mejorar tu tienda online

 

Deja tu comentario